¿Superar el autismo? Una mirada más atenta a los niños que leen pronto o hablan tarde

Algunos de estos niños puede que, para empezar, nunca hayan tenido autismo, pese a que se les diagnóstique con él

Artículo original publicado por el psiquiatra Darold Treffert
el 9 de diciembre de 2015 en Scientific American

hiperlexiaLos titulares rezan “Nuevo estudio sugiere que se puede superar el autismo” (New study suggest autism can be outgrown), o “Superar el autismo: la sorpresa y asombro de un médico” (Outgrowing autism: a doctor’s surprise and wonder). Las historias se basan en estudios que concluyen que un 7-9% de los niños con un Trastorno del Espectro Autista (TEA) precoz documentado ya no tienen síntomas del trastorno cuando se les realiza un seguimiento en una etapa posterior de la infancia o en la adolescencia. Eso son buenas noticias. La pregunta es cuál es la causa.

¿Se puede simplemente “superar” el autismo? ¿Era incorrecto el diagnóstico inicial? ¿Funcionaron algunas de las intervenciones? ¿O podría haber otras explicaciones para estas bienvenidas noticias?

En un columna anterior, titulada “Vaya. Cuando el ‘autismo’ no es trastorno autista” (Oops. When ‘autism’ isn’t autistic disorder), destaqué tres tipos de hiperlexia, o capacidad precoz de lectura, que es a veces un factor para el diagnóstico de TEA. El tipo 1 son niños neurotípicos que simplemente leen bastante antes de lo que corresponde a su edad cronológica. Escuchar a un niño de 4 años leyendo libros a sus compañeros de preescolar es una experiencia sorprendente.

El tipo 2 son niños en los que la intensa fascinación por letras y números, junto con la lectura temprana y una memoria destacable representan “habilidades especiales” que forman parte de un trastorno del espectro autista (TEA).

El tipo 3 son niños que igualmente muestran una intensa fascinación y preocupación por los números y letras de forma muy temprana, junto con habilidades lectoras precoces y una memoria destacable. Tienen síntomas o comportamientos que parecen propios del autismo, pero éstos desaparecen con el tiempo, a medida que el niño crece. El resultado en estos niños es mucho más positivo que el de aquellos con TEA, para su beneficio, y para gran alivio de sus padres.

Tras publicar el artículo del “Vaya”, recibí numerosos informes de padres que se identificaron con la hiperlexia 3. “Acabas de describir a mi hijo/a”, solían escribir los padres sorprendidos y aliviados, a medida que leían los ejemplos de casos de mi artículo publicado en el Wisconsin Medical Journal en diciembre de 2011. Examiné esos informes y recientemente hice un análisis de 165 de ellos que resultó en los siguientes hallazgos:

• En todos los casos hubo una trayectoria poco clara de varios diagnósticos, a menudo TEA/Asperger o sus variantes, o un amplio abanico de otros trastornos, desde hiperactividad hasta trastorno de ansiedad, pasando por retraso en el desarrollo del lenguaje.
• La edad del inicio de las habilidades de hiperlexia era de 24,6 meses.
• La edad del primer contacto profesional era de 44 meses.
• Ciertos rasgos llamaban la atención de los padres en el grupo de hiperlexia 3, por ser diferentes del ‘autismo’ tal y como se describe habitualmente. Por ejemplo, el niño se mostraba menos retraído, realizaba más contacto visual, tenía capacidad de buscar y dar afecto, y en general una competencia social incrementada en su conjunto.
• Adicionalmente, si bien estaban presentes algunos comportamientos que parecían propios del autismo, como comportamientos repetitivos, insistencia en las rutinas, autoestimulación ocasional, ecolalia y sensibilidad sensorial aumentada, estos síntomas desaparecían a medida que el niño crecía.
• 11 casos que mencionaban resultados en la edad adulta hablaban de 9 personas que estaban asistiendo a la Universidad y que tenían una vida independiente y satisfactoria. Seguían siendo lectores excepcionales, lo que ayudaba a su rendimiento universitario y contribuía a sus carreras. Dos casos fueron descritos como necesitados de supervisión por sus características autistas continuadas.
• Tener un diagnóstico de TEA aplicado al niño en cualquier momento de su vida fue causa de gran sufrimiento para todos los progenitores.

Por supuesto, es imposible diagnosticar a un niño basándose únicamente en la descripción que realicen sus padres. Sin embargo, de la lectura de estos informes, algunos de ellos muy detallados, se desprende una clara impresión de que en algunos de los casos la hiperlexia sí era la manifestación de una “habilidad especial” característica del trastorno del espectro autista (hiperlexia 2). Pero, en muchos otros, la competencia social aumentada, en particular, y la desaparición de muchos síntomas similares a los del autismo, junto con resultados más positivos sugerían la colocación en un grupo separado de hiperlexia 3.

En medicina, el primer paso para el tratamiento es hacer el diagnóstico correcto. La única forma de hacerlo es con una evaluación exhaustiva y en persona por parte de un equipo multidisciplinar, que comprendería especialistas en el desarrollo, neuropsicólogos, logopedas y terapeutas ocupacionales, por nombrar algunos. Esto constituirá el seguimiento del citado estudio.

Mientras tanto, desafortunadamente, continúa concibiéndose erróneamente en la literatura y en Internet que la hiperlexia forma siempre parte del espectro autista. Esta misma concepción errónea se aplica a los niños que hablan tarde (“Síndrome de Einstein“), como vívidamente señala el libro de Stephen Camarata “Niños que tardan en hablar: ¿Un síntoma o una etapa?” (Late-Talking Children: A Symptom or a Stage?). Su experiencia con niños que hablan tarde es un reflejo de mi experiencia con los niños que leen pronto.

Mientras que el diagnóstico e intervención precoces son esenciales para los niños con trastornos del desarrollo de todo tipo, la precaución está justificada a la hora de aplicar un diagnóstico de TEA a niños que leen pronto o hablan tarde, y al menos se debería contar con un diagnóstico diferencial realizado por profesionales familiarizados con la hiperlexia o el síndrome de Einstein, hasta que la trayectoria natural del trastorno revele, finalmente, su auténtica naturaleza.

Cuando un niño muestra hiperlexia 2 ó 3, se emplean las mismas herramientas de intervención para tratar los síntomas de autismo o similares al autismo, en la medida que están presentes. Pero la distinción entre hiperlexia 2 y 3 resulta ser crítica en lo relativo a plazas y decisiones educativas. De ahí la importancia de una ruta diagnóstica informada y prudente.

Habrá quien argumente que son las diversas intervenciones y tratamientos los responsables de ese 6-7% de los niños que “superan” el autismo. Puede que sea cierto en algunos casos, pero entre mis 165 casos se encuentra un buen número de niños, ahora adultos, con suficientes resultados y seguimiento como para concluir que aquellos que tenían lo que resultó ser hiperlexia 3, para empezar, no tenían TEA, a pesar de su diagnóstico inicial. Dentro de estos casos de seguimiento se encuentra un buen número de “historias de éxito” de resultados muy positivos, enviadas por padres agradecidos. Pero uno es un relato en primera persona de una mujer, ahora adulta, que narraba su historia con hiperlexia 3, preguntando que, ahora que se ha quitado de encima los síntomas de autismo, cómo se quita de encima el historial médico de “autismo” que la persigue.

Mi postura es que “superar” el autismo es muy a menudo una situación en la que el diagnóstico de TEA fue aplicado errónea y prematuramente, especialmente en niños que leyeron pronto o hablaron tarde; habida cuenta de que la distinción precoz puede ser muy difícil, dado que separar síntomas “que parecen autismo” del TEA en sí mismo puede ser difícil en esos primeros años. Ojalá, a medida que estudiemos a más niños con hiperlexia o que tardan en hablar, mejoremos en eso.

Mientras tanto, se recomienda un enfoque prudente de diagnóstico diferencial, junto con una observación exhaustiva y atenta a lo largo del tiempo, especialmente cuando los síntomas principales son la lectura precoz o la adquisición tardía del lenguaje.

Los niños que están en el grupo de hiperlexia 3 no “superan” su autismo. Para empezar, nunca tuvieron TEA. Es una distinción significativa entre los dos grupos. Afortunadamente, los niños con hiperlexia 3 progresan muy bien a largo plazo, y eso, por supuesto, es una muy buena noticia para ellos y sus padres, así como para el resto de nosotros.

Entretanto, yo seguiré recopilando los informes de los padres, que me llegan casi a diario, para su futuro análisis y estudio, porque las historias de éxito son, de hecho, muy relevantes y alentadoras.

Referencias:

Camarata, S. (2015) Late-talking children: A symptom or a stage? MIT Press Cambridge, MA

Fine, D et al (2013) Optimal outcome in individuals with a history of autism Journal of Child Psychology and Psychiatry 54:195-205

Shulman, L. Outgrowing autism: A doctor’s surprise and wonder The Doctors Blog, Albert Einstein College of Medicine May 5, 2015

Treffert, D (2011) Hyperlexia 3: Separating ‘autistic-like’ behaviors from Autistic Disorder; assessing children who read early or speak late WMJ 110:281-286

Anuncios

22 pensamientos en “¿Superar el autismo? Una mirada más atenta a los niños que leen pronto o hablan tarde

  1. Gracias por tu labor como siempre y enhorabuena por el beneficio que estás causando a muchos niños y papás perdidos y desesperados. Encontrar este blog puede cambiar muchos rumbos y destinos asi que puedes estar muy orgullosa de tu gran trabajo. Un abrazo enorme

    Me gusta

  2. Muchas gracias por toda la información y los ánimos que nos das adoro este blog. Hoy mi niño cumple 30 meses y por primera vez me ha dicho mamá desde la otra habitación con toda naturalidad. Y lo ha repetido dos o tres veces.
    Hasta ahora iba donde yo estaba y me cogia de la mano y cuando estaba muy contento jugando conmigo me llamaba vía, via, via . Pero mamá nunca. Solo necesita más tiempo para madurar

    Le gusta a 2 personas

  3. Gracias de nuevo por tu publicación. Es como siempre alentadora, y hoy especialmente en el que el bajón me invade necesitaba leerte. Por favor, no dejes nunca de publicar cosas como esta, estoy segura de que much@s padres/madres que escuchamos alguna vez la palabra TEA referida a nuestro hij@ hij@ necesitamos venir a este rincón para recuperar el ánimo, y volver a hacernos fuertes. Mi hijo de 3,5 años no lee, pero si no lo hace es porque yo hasta ahora no sólo me he negado a enseñarselo sino que además le he distraido con cualquier otra cosa cada vez que él mostraba ese ansia e interés por las letras y por aprender a leer. Las letras las aprendió antes ni siquiera de que supiera hablar, igual que los números, y los colores. Es una pena pero he querido huir de tener algún otro “punto” más para que le colgaran el diagnóstico de TEA.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Sol! Aqui estamos para apoyarnos porque esto es un verdadero oasis como ya hemos descrito en muchas ocasiones en medio de la incertidumbre tan dolorosa en la que estamos inmersos muchos padres. Mi hija de 27 meses también presenta retraso en el lenguaje y conoce los colores y las vocales desde los 21 meses y los números hasta el 12 desde los dos años. Efectivamente aprendió antes a decir los números que palabras tan simples como abuela o pato, y su memoria es asombrosa pero sigo resistiendome a creer que por eso estemos ante un caso de TEA… ánimo y aqui estamos para lo que necesitéis. Es importante el apoyo entre padres que estamos viviendo experiencias tan similares

      Me gusta

    • Hola Sol. Es una verdadera lástima que en muchos contextos se dé por sentado que los niños tienen una cierta homogeneidad, que todos tienen que tener unas inclinaciones determinadas (p. ej., juego social) y que si tienen otras (p. ej., letras y números) son “raritos” o tienen algún trastorno. Mi hijo mayor también tenía especial debilidad por las letras y los números. No empezó a leer pronto, pero sí conocía las letras y números desde bien pequeñito, a los 2 años sus juguetes favoritos eran unos encajables de foam con letras y números. Si tu hijo tiene esa afición, no creo que sea necesario que se la restrinjas, pienso que si no lo cuentas en el cole, probablemente no se enteren (o quizá ya sepan de su interés por las letras a través de las actividades que hayan hecho con él). Es muy triste tener que vivir condicionados por el miedo. Por eso te animo a que disfrutes con tu hijo, que dentro de un tiempo lo más probable es que toda esta pesadilla haya quedado en el olvido y quizá entonces te lamentes de las cosas que hiciste o dejaste de hacer por culpa de quienes no tenían ni idea (como me pasa a mí).

      Mucho ánimo, que ya queda menos para que acabe el curso!

      Me gusta

    • Hola a todos Sol por si te sirve yo hablaba correctamente a los 18 meses leía a los tres años y nunca me han diagnosticado tea ni asperger . Soy muy tímida pero llevo una vida de lo más normal . Ánimo un abrazo.

      Me gusta

  4. Gracias por todos los articulos de este blog, me he identificado con muchos y me han servido bastante en este mundo de desinformacion e incertidumbre que recién empiezo a explorar,
    Mi niño presenta retraso en maduracion, podria decir que en todo menos el area motriz, cuando cumplió 24 meses comence a llevarlo a terapia de lenguaje para estimularlo, hoy después de 5 meses de terapias las mejoras han sido bastante notables, voltea cuando lo llamas por su nombre, obedece instrucciones sencillas como tira esto en la basura o apaga la luz, trae tus zapatos, guarda los juguetes, etc.,
    dice alrededor de 30 palabras y a veces logra juntar dos, como “quiero agua”, juega con su Hermana y hasta empieza a tararear canciones 🙂
    este articulo me parecio especialmente interesante pues a mi bebe le gusran mucho las letras y los numerous, obviamente no lee, pero donde ve las vocals me las señala, igual con los numerous 1, 5 y 8 son sus favoritos 🙂
    hace 5 meses no hacia nada de esto, inlusive comenzamos por descartar si era sordo, estaba en otro planeta no estaba consiente del ambiente que lo rodeaba.
    Los sintomas que aun siguen son que no socializa con otros niños, le gusta estar solo, su lenguaje es limitado para su edad, no se interesa por las cosas de la escuela, (colorear, colores, formas)

    Los avances parecen no ser suficientes pues se espera mas de él a sus 30 meses de edad, el pasado 21 de diciembre nos diagnosticaron autismo, un neuro-pediatra al que consultamos por recomendacion de la terapeuta, me desconcertó el diagnostico pues los avances que hemos visto en él cada vez nos alejaban mas de ese diagnostico (a nuestro parecer)
    Nos indico lo medicáramos con Risperidol, si, medicamento para controlar la esquizofrenia, por supuesto que no le dimos el medicamento, no voy a darle tranquilizantes a un bebé de 30 meses cuando duerme perfectamente toda la noche, no es agresivo con él ni con los demás, no es nervioso, simplemente no tiene sentido …..

    Llegar a este blog y leer todas estas investigaciones, teorias, historias reales, me han ayudado a calmar un poco mi angustia por la incertidumbre que la palabra “autismo” esconde, seguiremos con las terapías y estimulación, ojalá y algún día dejemos esto atrás, no me resigno y tengo aun esperanza que tarde o temprano alcanzara su edad cronologica en las mugrosas tablas de maduración para medir el desarrollo de los niños, creo que ya las odio

    Gracias y tienen una nueva seguidora 😉
    Patricia

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Patricia! No doy crédito a vuestra historia porque me deja perpleja un diagnostico de TEA con prescripción de medicación asociada para un niño de esa edad cuyos únicos síntomas son que no socializa con otros niños, y un retraso en el lenguaje. ¿Ese neuropediatra es privado por curiosidad?
      Desde luego un diagnostico asi considero se deberia hacer por un equipo multidisciplinar y competente basados en la observación minuciosa y continuada del niño… y aún asi siempre tiene matices de subjetividad en estas edades tempranas, que como ya sabemos bien gracias al blog, puede confundirse perfectamente con inmadurez. Te animo a que sigas ayudando al peque y aplaudo que hayas rechazado una prescripción médica que no necesita. Aqui estaremos para apoyarnos entre todos!

      Me gusta

      • Asi es Beaggila, es neuropediatra privado,
        El motivo de consultarle era descartar algún problema orgánico y seguir enfocandonos en lo que nos ha estado funcionando que es la estimulación, asegurandonos que no hay algún otro problema y estemos perdiendo tiempo tan valioso como lo son los primeros años de vida.
        El diagnostico fue sorpresa para los que SI conocemos realmente a mi hijo, tenemos una percepción muy diferente de la que tal vez él causa a extraños a primera vista por no ser un niño que disfrute de llamar la atención de los demás ….

        Respecto a la prescripción que recibimos, investigue que además del aumento de peso, el cuerpo crea tolerancia al medicamento, no soy medico, pero la palabra “tolerancia” me suena muy familiar a “dependencia” o “adicción”
        Creo que hoy en día se abusa de los farmacos al grado de crear problemas donde no los hay.

        Espero algún día aportar información relevante que sea de ayuda para todos asi como yo me he beneficiado de sus aportaciones.

        De nuestras terapias lo que mas he notado que nos ha ayudado es insistir en el contacto visual, sigo buscando juegos relacionados y aprovecho cada oportunidad para propiciar el contacto visual, al principio le incomodaba bastante, cada vez menos, se esta acostumbrando y yo noto que sonrie y juega más ahora que sostiene la mirada por unos pocos segundos

        Gracias a todos por compartir !!!!

        Me gusta

    • Hola Patricia! Ante todo, enhorabuena por las mejoras que estás viendo en tu hijo! Seguro que a partir de ahora cada vez te sorprenderá con nuevos avances. Aún es muy pequeño con 30 meses y está en pleno desarrollo. El mío fue a los 3 años cuando en el cole me dijeron que podía ser posible TEA; y luego resultó que no lo era, simplemente que ha tardado un poco más en llegar a los hitos de las dichosas tablas (yo también les tengo poco aprecio 😉 ), pero los que están “en el vagón de cola” también están dentro de la normalidad (por eso lo que marcan las tablas son las edades medias, porque unos lo conseguirán antes y otros después, y no dejará de ser un desarrollo normal). Y bueno, supongo que ya habrás leído en el blog que existen muchos estudios científicos y expertos que contradicen las creencias populares, sobre el juego social de los niños, el control de esfínteres, etc. La afición por las letras y los números no tiene por qué ser algo negativo (y pensar que en otros tiempos era más bien causa de orgullo de los papás y las mamás…).

      En cuanto a lo de la medicación, me alegra mucho que no hicieras caso al doctor, ya que, además de que tu hijo no lo necesitaba, ese medicamento no está aconsejado para menores de 5 años ( http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/meds/a694015-es.html ). Y en niños a partir de 5 años, se advierte de que les puede causar aumento de peso o crecimiento de los pechos como efecto secundario. Vamos, que aunque el niño tuviera realmente conductas muy agresivas, el medicamento a su edad le causaría más efectos adversos que beneficiosos. Me indigna que algunos mediquen a los niños pequeños tan a la ligera, espero que no sean muchos padres los que le hagan caso.

      Muchas gracias por tus palabras y mucho ánimo!!

      Me gusta

      • Pero los que están “en el vagón de cola” también están dentro de la normalidad (por eso lo que marcan las tablas son las edades medias, porque unos lo conseguirán antes y otros después, y no dejará de ser un desarrollo normal).

        Una de las cosas que más me gustan de este blog es que, además de las enormes referencias que siempre aporta “dejemosles crecer”, ofrece argumentos de una enorme calidad, incluso en cuestiones más alejadas del aspecto puramente psicológico. Y este punto es muy importante; el tema estadístico; cuando en una muestra existe una gran varianza, la media no es representativa; es decir:se da la circunstancia de que en el desarrollo más temprano, existe una normalidad tan sumamente diversa, que no tiene sentido sacar medias, porque entonces cualquiera que se encuentre en el furgón de cola preocupa (o incluso en el furgón de cabeza!!!); y lo que hay que medir en este caso no es la distancia a la media, sino los síntomas, los aspectos patológicos, etc.. Es decir, si un tren sale a las 11 de la mañana a su destino, tanto llegarán los que estén en la estación a las 9 como los que estén a las 11!! Sólo tiene sentido preocuparse si son las 11:15; porque entonces habrá que buscar otros medios para llegar;
        Dejemos que sean las 11, hay gente que se toma las cosas con calma!!

        Un abrazo a todos; Mi hijo lleva 2 meses de mejoras constantes; está madurando con rapidez, tal y como predijo este blog, ahora tiene 38 meses, y ya repite todo lo que se le dice, y está mucho más centrado; poco a poco, se hace realidad la idea que nunca debí abandonar, y mucho menos por 2 personas sin autoridad intelectual ni moral para “preevaluar a mi hijo”; que necesita su tiempo para madurar, y que lo va haciendo conforme se va sintiendo preparado

        Le gusta a 2 personas

  5. Como más de una persona ha dicho por aquí: este blog es un oasis en el desierto! He dejado de mirar “signos de alerta” para concentrarme en otras cosas respecto a mi niño. Tengo un hijo de 24 meses, no habla nada, ni si quiera papá o mamá, en cambio sí que habla su propio “idioma” con sonidos, sílabas, expresiones faciales; no repite palabras que le dices, pero sí sonidos. No señala, nos coge de la mano para guiarnos a lo que quiere o nos la da (ejemplo, botella de agua para abrírsela) Le gusta las cosas que giran y a veces todavía se lleva cosas a la boca, cada vez menos, pero lo hace. En el parque no se aísla, corre, sube a los juegos, mira a los niños, los observa con mucha atención y se emociona, pero no sabría decir como es su interacción porque casi todos son más grandes que él. Se enrabieta si le dices que no haga algo, llora, pero después al poco va a buscarte a abrazarte, a pedir brazos como pidiendo perdón, y también se enfada si le quitas de hacer algo que le gusta, pero no por cambiarle su rutina, al contrario! puede estar jugando y si le decimos “vámonos” sabe que es para ir a la calle, pudiendo ser el parque, supermercado, casa de los abuelos, paseos, o hasta ir de viaje, él no lo resiente para nada, a donde quiera que vaya todo lo explora y se adapta sin problema. Es muy cotilla, mira mucho a las personas y lo que hace, el otro día estaba más pendiente de la mujer que estaba sentada a lado del columpio que de asegurarse que le impulsara. La mayoría de las veces responde a su nombre, salvo cuando está muy concentrado en algo. Duerme muy bien, hasta hace poco comía de todo, ahora no quiere saber nada de papillas ni de purés, sea de lo que sea. Tiene contacto visual, no sé cuánto es lo “normal”, pero si le hablo me mira, lo mismo cuando jugamos. Hace poco el pediatra nos remitió al neuropediatra para descartar problemas y sesiones con logopeda. Eso hace unos pocos días, estamos a la espera de autorizaciones, disponibilidad y fecha de cita,, pero ya está la sombra del autismo, y me aterra, y más que por ciertas cosas que se pueden confundir con inmadurez, tengo miedo a que no tenga nada y se le diagnostique mal porque el espectro es tan grande, y por el contrario, que sí tenga algo y lo suavicen diciendo “ya madurará” y perder un tiempo precioso. No dejaré de ver vuestro blog, leer las entradas y sobre todo los comentarios de los demás padres me dan un aliento de esperanza, y espero que esto sea sólo un mal sueño.

    Me gusta

    • Hola Yolanda! Muchas gracias por tus palabras hacia el blog. Por la descripción que das de tu hijo, parece ser el típico caso de un niño que tarda en hablar, pero que por lo demás es un niño de 2 años completamente normal y sociable. Te recomiendo especialmente (aunque supongo que los habrás leído ya) los artículos de Camarata «¿Autismo o retraso en la adquisición del lenguaje?» (https://dejemoslescrecer.wordpress.com/2015/11/23/autismo-o-retraso-en-la-adquisicion-del-lenguaje/) y «Retraso en la adquisición del lenguaje vs trastorno del lenguaje» (https://dejemoslescrecer.wordpress.com/2015/12/04/retraso-en-la-adquisicion-del-lenguaje-vs-trastorno-del-lenguaje/), ya que este retraso a la hora de hablar ni siquiera tiene por qué ser patológico.

      El hecho de que hayan remitido a tu hijo al neuropediatra no significa tampoco necesariamente que haya algo anormal; de hecho, con 24 meses, tendría que tener síntomas muy graves para que lo diagnosticaran con algún trastorno. Es todavía muy pronto para realizar un diagnóstico certero. Como ya habrás visto, los diagnósticos realizados a los 2 años son muy inestables, porque a esa edad es muy fácil confundir los rasgos de inmadurez con los síntomas del espectro autista. Según un estudio (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17683451), casi el 40% de los diagnósticos de TEA realizados entre los 2 y 3 años de edad no fueron correctos, especialmente en los menores de 30 meses y los casos más leves.

      Espero que, como Patricia, dentro de poco veas avances que te confirmen que el desarrollo de tu hijo va por buen camino. ¡Mucho ánimo!

      Le gusta a 1 persona

      • Gracias…no hay día que no os visite para coger fuerzas, y hoy que estoy de bajón, vuelvo a leer todo para que el optimismo entre de nuevo a mí. No me gusta sentir que miro a mi bebe con ojo “clínico” y no tanto con ojos de mamá; como dijo alguien por aquí : sólo quiero ser madre!
        Y por otra parte, en vista de la interacción y apoyo entre padres que se observa aquí en el blog, estaría muy bien la creación de un foro, para no hablar solo por la sección de comentarios…
        Saludos a todos!

        Le gusta a 1 persona

      • Hola Yolanda! Gracias por tus palabras. Es terrible darse cuenta de que se está mirando al niño con ojo “clínico” como dices, pero verás cómo esta mala época acaba pasando, y antes de que te des cuenta estás mirándolo solamente como madre y disfrutando de él libremente.

        Es muy buena idea tener un foro para interactuar entre familias! Así que ya está abierto el foro en http://dejemoslescrecer.foroactivo.com/

        Espero que participéis!!

        Me gusta

  6. Mi nino padece de espectro autismo con hipoacusia bilateral ligera el canta pero no habla fluido trata de comunicarse como puede con senas o con poco habla entendible. Que me sugiere

    Me gusta

  7. Hola. Mi nino de 3 años y 5 meses lee como un niño de segundo grado de esc. Elem. Desde los dos añitos empezo a leer. Se tardó en hablar. Pero es muy socible. Aparentemente me lo diagnosticaron con hiperlexia. No sabia que eso existía. El presenta ecolalia. Le encantan los numeros. Los colores. Las figuras geometricas. Se sabe casi todos los instrumentos musicales y si los escucha los puede identificar también. Me gustaría saber su opinión al respecto ya que todo eato es nuevo para mí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s