Los 10 rasgos de inmadurez más confundidos con síntomas de autismo

040 inmadurez 11. Retraso en la adquisición del lenguaje. Los niños que tardan en hablar son los que más riesgo tienen de cargar con una sospecha errónea de autismo. El desarrollo del lenguaje no tiene un ritmo fijo, y son muchas las variaciones entre unos niños y otros, especialmente en lo que se refiere a la edad de la adquisición. ¿Por qué ocurre esto? El Instituto Noruego de Salud Pública se propuso averiguarlo, y esto es lo que halló en un estudio de 2011: «cierto número de factores del niño -entre ellos, el género masculino, bajo peso al nacer, baja edad gestacional, o parto múltiple- tenían una asociación significativa con las puntuaciones bajas en la producción verbal a los 18 meses de edad. El sufrimiento/depresión materna, el bajo nivel de estudios materno, tener hermanos mayores o proceder de una familia con una lengua materna extranjera también predecía bajas puntuaciones en la producción verbal a los 18 meses. (…) A pesar de este hallazgo, la mayor parte de la variabilidad en el desempeño verbal en esta cohorte de niños de 18 meses no podía ser explicada por este extenso conjunto de pretendidos factores de riesgo». Es decir, aunque sí existen ciertos factores que pueden influir, no hay una causa clara de que exista esta gran variabilidad, pero existe y, por tanto, debemos respetarla.

Mucho se ha escrito al respecto de los niños que tardan en hablar y la facilidad con la que se le achacan trastornos de forma equivocada. Sirva como referencia el libro del Catedrático Stephen Camarata Late talking children: a symptom or a stage, así como El Síndrome de Einstein, del escritor Thomas Sowell. Stephen Camarata también ha escrito artículos cortos para ayudar a las familias a distinguir entre el retraso en la adquisición del lenguaje y los trastornos del espectro autista, y entre retraso y trastorno del lenguaje.

2. Repetición de palabras de otras personas fuera de contexto. La repetición de frases y palabras de otras personas se conoce como ecolalia, y es uno de los síntomas «estrella» del autismo. Sin embargo, y especialmente en los niños pequeños, la repetición de palabras no tiene por qué implicar la existencia de un trastorno. Como ya dice el Manual de Autismo y TGD de John Wiley e hijos  y recoge Wikipedia, «la ecolalia puede ser un indicador de trastornos de la comunicación del autismo, pero ni es exclusivo ni es sinónimo de trastornos». Wikipedia prosigue, citando un trabajo de Ganos et al, afirmando que «la ecolalia es habitual en niños pequeños que están aprendiendo a hablar. La ecolalia es una forma de imitación. La imitación es un componente útil, normal y necesario del aprendizaje social». Así que la repetición automática de palabras, o ecolalia, no sólo no implica necesariamente la existencia de un trastorno, sino que es un fenómeno bueno y deseable para aprender a hablar. Y, relacionando este punto con el anterior, puede ser perfectamente normal ver a un niño ya crecidito (alrededor de los 3 años) haciendo estas repeticiones, porque, a fin de cuentas… ¡está aprendiendo a hablar! Ciñéndose al trabajo de Ganos, Wikipedia añade que «la ecolalia se vuelve cada vez menos habitual a medida que se desarrollan las habilidades lingüísticas del niño. No es posible distinguir la ecolalia característica del aprendizaje por imitación que ocurre como parte del desarrollo normal, de la imitación automática o ecolalia característica de un trastorno hasta más o menos los tres años, cuando se desarrolla una cierta capacidad de autorregulación. Se puede empezar a sospechar la existencia de un trastorno si la imitación automática persiste más allá de los 3 años».

3. Comunicación de necesidades llevando al adulto de la mano. Éste, al igual que el anterior, es un punto en el que hacen hincapié muchos profesionales, para añadir argumentos en el caso de los niños que no hablan o hablan poco. Sin embargo, y como en el caso de la repetición de palabras, realmente la comunicación no verbal de necesidades es un aspecto positivo y no negativo, ya que manifiesta una clara intención comunicativa. Y, ¡por supuesto que es no verbal, si el niño no sabe (o apenas sabe) hablar!

4. Rabietas. Las rabietas habituales e intensas son también consideradas síntoma de trastornos del espectro autista (o de TDAH). Recientemente, esta misma frecuencia e intensidad de las rabietas ha sido considerada como un trastorno independiente con identidad propia. Entonces… ¡cualquier niño de 2 y 3 años puede ser un trastornado! Bromas aparte, las rabietas, como ya se comentó en un artículo anterior, son una forma de expresión primitiva y agresiva de unas emociones que el niño todavía no es capaz de comunicar verbalmente. La agresividad, y, por tanto, las rabietas, se reducen con el desarrollo de la capacidad de autocontrol mencionada anteriormente, y ésta llega de la mano del desarrollo cognitivo, según estudios. ¿Cuándo ocurre esto? El investigador R.E. Tremblay analizó la trayectoria de agresividad física en más de 500 niños desde los 17 a los 42 meses, divididos en 3 subgrupos según su nivel de agresividad, y descubrió que dicha agresividad fue en ascenso en todos ellos, hasta en los más pacíficos. Y, en otro estudio (al que aluden otros investigadores), Tremblay halló que «la inmensa mayoría de los niños reducían la frecuencia de sus agresiones físicas desde el momento que comenzaban en la escuela [primaria a los 6 años] hasta el final del instituto». Así, determinó que el autocontrol llega «en algún momento de la etapa preescolar», entre los 3,5 años (momento en que la agresividad todavía va en aumento) y los 6 años (cuando la agresividad va en descenso).

NIHMS2126.html

5. Manías con la comida. Los niños que son «malos comedores» (selectivos con la comida, que se niegan a probar alimentos nuevos o conocidos, que comen poco…) también suman un presunto síntoma de trastornos del espectro autista. De hecho, al igual que las rabietas, también se ha convertido en un trastorno independiente: el llamado trastorno de ingesta selectiva (selective eating disorder) o trastorno que restringe/evita la ingesta de alimentos (avoidant/restrictive food intake disorder-ARFID). En este punto, tenemos un problema… ¡la mitad de los niños de 2 años podrían considerarse trastornados!

Así se desprende de un estudio de la Universidad de Tennessee, que se dispuso a medir la prevalencia de «comedores selectivos» entre bebés y niños pequeños. El resultado no sorprenderá a nadie: la prevalencia de niños considerados por sus cuidadores como difíciles a la hora de comer pasó de un escaso 19% a los 4 meses a un 50% en niños de 24 meses. Y, si los investigadores hubieran querido extender su estudio, la prevalencia habría sido mucho mayor, ya que a los 2 años es cuando comienza a surgir la neofobia alimentaria (existe un artículo en español, pero el artículo en inglés es más completo y preciso). La neofobia consiste en la resistencia a probar nuevas comidas y es un mecanismo que ha dado al ser humano ventaja evolutiva, al hacer que evite arriesgarse a comer alimentos nuevos y potencialmente venenosos. La neofobia es transitoria y, como se comentó en un artículo anterior y también indica Wikipedia (citando artículos científicos), suele remitir con la exposición repetida a los nuevos alimentos, y puede verse influida por las preferencias alimentarias de los padres.

Por otra parte, el hecho de que los niños sean considerados «malos comedores» depende en gran medida de la percepción personal de los cuidadores y de sus expectativas sobre lo que el niño debe comer. Cabe destacar que, en el estudio de la Universidad de Tennessee, aunque los adultos consideraban que la mitad de los niños «comían mal», todos los niños «cumplían o sobrepasaban las recomendaciones calóricas y dietéticas apropiadas a su edad». Es decir, ninguno comía de menos ni tenía déficits de nutrientes (aunque algún cuidador así lo pensara).

6. Incapacidad de mentir. En las listas de síntomas del autismo aparece la sinceridad excesiva, la incapacidad de decir mentiras por ser incapaz de despegarse de la realidad, lo que incluye también la incapacidad de hacer o entender bromas o de comprender expresiones en sentido figurado. Sin embargo, los niños muy pequeños tampoco saben mentir. Un reciente experimento de laboratorio ha encontrado pruebas de que sólo una minoría de niños entre los 2 y los 3 años y medio dicen cosas que no son ciertas, y, aun así, realizan estas afirmaciones sin tener en cuenta el efecto que van a causar en el receptor. Es decir, afirman cosas que desearían que hubieran ocurrido, pero sin la intención específica de engañar a otra persona. El libro El filósofo entre pañales, de Alice Gopnik, explica detalladamente estas «mentiras primarias» dentro del contexto de que el niño pequeño no es capaz de discernir claramente entre lo real y lo imaginario (por ello algunos están convencidos que lo que han soñado ha ocurrido de verdad, por poner un ejemplo).

Volviendo al experimento de laboratorio, en el que los investigadores pedían a los niños individualmente que no miraran dentro de una caja y después se ausentaban de la habitación, apenas un 25-33% de los niños menores de 3 años y medio que sí miraron afirmó no haberlo hecho. Sin embargo, a partir de los 3 años y medio, el porcentaje de niños que mintió se elevó al 90%, dado que ya eran conscientes de que habían hecho algo prohibido por el investigador.

7. “Obsesiones”. Una de las principales manifestaciones de síndromes como Asperger o autismo son las aficiones muy intensas y obsesivas. Sin embargo, en la primera infancia, esta intensidad en las aficiones es muy normal. Como ya se comentó en un artículo anterior, un estudio científico, realizado con niños de y niñas de entre 11 meses y 6 años con un desarrollo completamente normal, asegura que «casi un tercio de los niños pequeños tienen intereses de extrema intensidad», y que estas aficiones especialmente intensas «son mucho más comunes entre los niños pequeños que entre las niñas pequeñas», sobre todo entre los chicos con altos niveles de testosterona prenatal. Otro estudio subrayaba que «la edad puede estar asociada con un incremento de la flexibilidad en la asignación de la atención», apuntando que, con el paso del tiempo, se diversifican de forma natural las aficiones infantiles y, por tanto, decrece la intensidad.

Una vez más, es fundamental la actitud de los padres hacia estas aficiones. Si bien se considera que existe una patología cuando la «obsesión» se convierte en un «obstáculo para el funcionamiento social o familiar»; en el estudio sobre niños considerados con un desarrollo normal se menciona que «algunos niños llegaron a estar tan centrados en un solo interés, que dominaba muchos aspectos de su vida: lo que pensaban, de lo que hablaban, lo que buscaban, y lo que hacían». No en vano, en este estudio de los niños considerados neurotípicos, «la amplia mayoría (92%) de los padres indicaron que habían reaccionado positivamente a los intereses de extrema intensidad de sus hijos y que los apoyaban activamente».

8. Adhesión a las rutinas, resistencia a los cambios. Resulta curioso que primero se bombardee a las familias para que establezcan rutinas en los niños, incluso desde que son bebés, para luego decir que la estricta adhesión a las rutinas es síntoma de un trastorno. Como apuntan numerosos profesionales, las rutinas dan seguridad a los niños y les ayudan a comprender la organización de su mundo. Si el niño no es suficientemente maduro como para comprender por qué se salta una rutina, o si no se le explica el porqué, es normal que luche para que su mundo siga teniendo su orden normal.

Dentro de este apartado, muchas familias también se preocupan cuando el niño quiere ver siempre las mismas películas o que se le cuenten los mismos cuentos una y otra vez. Esto no sólo es normal, sino deseable. La repetición es una poderosa herramienta de aprendizaje, y gracias a ella los niños pueden fijar nuevos conceptos y palabras. Un estudio realizado en el Reino Unido puso de manifiesto la importancia de que los niños escuchen el mismo cuento muchas veces para la adquisición de vocabulario. Las investigadoras repartieron a 16 niños de 3 años en dos grupos: uno al que se leían tres cuentos diferentes, pero en los que aparecían las mismas asociaciones nombre-objeto, y otro al que se leía tres veces el mismo cuento. Esta operación se repitió en 3 sesiones. El experimento dio como resultado que los niños «que escucharon los mismos cuentos repetidamente fueron muy precisos tanto en el recuerdo inmediato como en la retención», mientras que los niños que escucharon cuentos diferentes «no aprendieron ninguna de las palabras nuevas». «Hallamos un espectacular incremento en la capacidad de los niños tanto para recordar y retener las asociaciones nombre-objeto de los relatos encontradas durante la lectura en grupo cuando escuchaban los mismos cuentos muchas veces seguidas», concluyen las investigadoras.

9. Escaso contacto visual. El establecimiento de contacto visual con el interlocutor (mirar a los ojos) se adquiere a medida que va progresando el desarrollo social del individuo. Esta faceta del desarrollo, al igual que tantas otras, no progresa al mismo ritmo en todos los niños; así, no todos los niños establecen contacto visual del mismo modo ni en la misma cantidad. Un reciente estudio de la Universidad de Texas halló que, de nuevo, la testosterona prenatal está involucrada en la cantidad de contacto visual que realizan los niños pequeños, a través del estudio de 72 niños a los 18 y a los 24 meses, a los que se grabó jugando con uno de sus progenitores. El estudio concluyó que las menores dosis de testosterona recibidas en el útero materno predecían una «mayor duración y más frecuencia en el contacto visual». «Estos novedosos hallazgos sugieren que los andrógenos prenatales pueden influir en el surgimiento del desarrollo social».

10. Escaso juego social. Y sí, también el «punto estrella» de los síntomas de autismo, como es la escasa sociabilidad, se puede confundir en los estadios tempranos del desarrollo con la falta de madurez. Y es que la interacción y el juego social forman también parte del desarrollo madurativo del individuo, y, por tanto, no aparecen ni evolucionan al mismo ritmo en todos los niños. Además, el juego social no es ni mucho menos el primero que aparece en los niños pequeños. De hecho, según un estudio de la dra. Barbu de 2011, los niños de 2 y 3 años pasan más tiempo jugando en solitario (24,4%) y en solitario junto a otros niños -lo que se conoce como juego en paralelo- (22,4%), que jugando con otros niños en juego asociativo (17%) o cooperativo (0,7%), o interactuando con compañeros (5,3%). A partir de ahí, el juego social va ganando terreno poco a poco, pero, según asegura el mismo estudio, antes en las niñas que en los niños: «los niños en edad preescolar jugaban solos con más frecuencia que las niñas en edad preescolar. Esta diferencia estaba especialmente marcada a los 3-4 años». Según la Dra. Barbu, no es hasta los 4 ó 5 años cuando los chicos se implican en el juego asociativo al mismo nivel que las chicas.

Una «tormenta perfecta»

Así pues, cogiendo aleatoriamente 4 ó 5 de estos «síntomas» ya tendremos esa «tormenta perfecta» de la que hablaba el psicólogo Enrico Gnaulati que hará aflorar la sospecha de TEA. Como ya hemos visto, los altos niveles de testosterona prenatal ayudan a que se forme esta «tormenta perfecta», al retrasar la aparición del lenguaje y el desarrollo de habilidades sociales como la empatía. Sin embargo, cabe matizar que los altos niveles de testosterona fetal sólo retrasan, pero no impiden el desarrollo verbal y social. De hecho, los claros resultados que arrojan los estudios realizados con niños pequeños ya no lo son tanto cuando se estudia a niños más mayores. Según un estudio publicado en diciembre de 2015 y realizado con niños de 8 años, sólo el 10% de los chicos con los niveles más elevados de testosterona prenatal (unos niveles «extremadamente altos», según los investigadores) presentaron ciertas dificultades en cuanto a comunicación social y reconocimiento de emociones. Y, con eso y con todo, los investigadores aseguran que en su estudio «no hubo ninguna asoicación entre el ratio digital [medida indirecta de la testosterona prenatal] y los rasgos autistas».

Por tanto, se hace indispensable llevar extremo cuidado a la hora de emitir o pedir valoraciones sobre niños muy pequeños, ya que es muy fácil confundir sus rasgos de inmadurez con posibles síntomas de autismo. Ya un estudio de 2007 alertaba de que casi un 40% de los niños diagnosticados con trastorno del espectro autista entre los 2 y 3 años no mantienen el diagnóstico a la edad de 4 años. Un reciente informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), organismo oficial de EEUU, admitió que un 13,1% de los niños diagnosticados inicialmente con autismo habían perdido su diagnóstico con el paso del tiempo. El Dr. Allen Frances, Catedrático Emérito de la Universidad de Duke y miembro del consejo redactor de la 4ª edición del Manual Diagnóstico y Estadísico de las Enfermedades Mentales (DSM-IV), también recomienda cautela a la hora de diagnosticar a los niños por su inmadurez.

Y, sin embargo, el número de casos de autismo y TEA sigue aumentando. ¿A costa de quiénes? De los más pequeños. Este gráfico publicado dentro de un estudio realizado en Dinamarca no deja lugar a dudas:

Incidencia de autismo en Dinamarca por grupos de edad

Por eso, es imprescindible que las familias actuemos como abogado defensor de nuestros hijos y les garanticemos que dispondrán del tiempo que necesitan para madurar. Porque, a fin de cuentas, y como decía Judit Falk, continuadora de Emmi Pikler, «el soporte más eficaz que se puede ofrecer a los niños con un desarrollo más lento que la media no difiere del que favorece el desarrollo y crecimiento de los otros niños: seguridad afectiva, una cálida relación con la persona adulta, basada en el profundo interés de que son objeto, y una actitud de paciencia».

Anuncios

56 pensamientos en “Los 10 rasgos de inmadurez más confundidos con síntomas de autismo

  1. Genial! Una vez más, un motivo para darme la oportunidad de pensar que puede haber una (otra) explicación al retraso del habla de mi niño, y para dárselas a él también, a que su mamá no lo ves como objeto de laboratorio…

    Le gusta a 1 persona

    • Mi hijo habló hasta los 6 años, le hicieron estudios del oído, y cerebro mientras dormía, le dejaron sin dormir más de 24 horas y no había ningún diagnóstico que fuera algo mal. solo que tenia retraso en el desarrollo del lenguaje, por alguna razón la parte que desarrolla el lenguaje en el cerebro de él, se había detenido abruptamente a la edad de un año, dijo sus primeras palabras cuando tenia algunos meses de edad y después nada, él podía escuchar, entender y seguir órdenes pero no podía hablar, fueron años de terapia, juegos y paciencia. No lo fuerces ni lo hagas sentir mal, si es algo similar a lo que pasó mi hijo, puede aprender poco a poco el sonido de las palabras. un abrazo

      Me gusta

      • Hola ! A mi hijo le harán un testigo para decidir si tiene autismo…aunque ayer su psicólogo nos dijo que tiene claramente “pinceladas de autismo” sólo porque aún no se arrancó hablar…porque con tres años ya que tiene debería de hacerlo.!!!! Yo le contesté con la mejor de las diplomacias que creía que se estaba tomando un poco o así lo creía yo….a la ligera está “pinceladas de autismo” porque yo si veo claramente que le cuesta el tema del habla….aunque he de decir que ha dado un claro repunte desde que ha empezado el colé, y veo que algunos niños hablan a la perfección,otros no,algunos como el mío….en fin….yo siempre pensé que las comparaciones son odiosas y más entre seres humanos y tan pequeñitos además, pero por lo demás mi hijo hace lo que le toca por su edad…una normalidad….también debo de decir que me metió el dolor en el alma con su “diagnóstico” porque sólo lo ha visto 4 veces….no sé….bueno sí sé…y tengo clarísimo que si fuese así lucharé para ayudarte hijo De mi alma en todas tus necesidades, pero hoy encontré esta página buscando información y no porque yo sea su madre…pero cómo bien se dice por aquí también existe una inmadurez…y yo voy a defender tu crecimiento ,respetando tus tiempos,porque para mí humilde opinión , nadie mejor que yo te conoce!!!!! Y lo he visto muy claro ahora aquí con este artículo. Desde aquí agradezco muchísimo la información.

        Me gusta

      • Hola estoy pasando por algo similiar,mi hijo tiene 3 años y cansada de escuchar q tiene esto lo otro..la verdad m estoy volviendo loca..y este articulo me hizo entender y tener mas paciencia.😢cuesta bastante

        Me gusta

  2. Magnífico artículo. muchos de estos síntomas los presenta mi niño. Conociendo esto , los profesionales podrían esperar hasta los cinco o seis años para diagnosticar trastornos poco claros

    Le gusta a 1 persona

  3. Insuperable!!!! Muchas gracias! ¿La subida en la gráfica está relacionada con la extensión en la definición de autismo a un “espectro”? Y aún falta hasta 2016, increasing… Qué buenísima labor realizas!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Muy perspicaz con esa observación. De hecho, fue en el DSM de 1987 en el que se admitieron variantes “moderadas” de autismo, y luego en 1994 llegó el “espectro”. El resultado salta a la vista. El gráfico es del estudio danés, que, por cierto, pretendía demostrar que el timerosal de las vacunas no era el responsable del aumento del autismo, ya que esta sustancia se dejó de utilizar en Dinamarca en 1992 (línea discontinua vertical), mientras que los casos de autismo siguieron en aumento. Está claro que el «boom» del autismo no se debió al timerosal; sino más bien a factores como el que tú tan bien apuntas.

      Me gusta

  4. En definitiva, que el hecho diferencial para poder estar mínimamente preocupados ante los puntos anteriormente expuestos, sería que el comportamiento de nuestro hijo fuera grave; y eso es mucho decir;
    Hace cosa de dos meses, la psicóloga que trabaja en la clínica de logopedia a la que estoy llevando a mi hijo, empezó a tratar un poco con él, sólo con el fin de reconducir su conducta, y así fuera más sencillo que la tarea logopédica llegase a buen puerto; después de 4 sesiones, le sorprendió mucho que mi mujer y yo estuviesemos preocupados por si mi hijo tenía autismo; ella, que está acostumbrada a ver niños con problemas, y además resulta que también evalúa, me explicó que en los años que lleva trabajando, sólo ha visto 2 casos de niños de 3 años con autismo, y en ambos casos fue de carácter leve; y resulta que en ambos casos, resultaba clarísimo que tenían un trastorno, que cualquiera lo vería; que en todo caso, lo que un psicólogo tiene que ver son los rasgos que identifican que, aunque parezca evidente que tiene un trastorno, pueda ser que no sea así. Por lo menos con 3 años de edad. Y ella, en ambos chicos, vio cosas que identifico como no tan graves, y por tanto dejó el diagnóstico en autismo leve en ambos casos; ni que decir tiene que para ella, la edad ideal para identificar el problema es a partir de los 5 años, o con menos, pero siempre y cuando sean casos extremadamente evidentes.
    Pues bien, incluso haciendo las cosas así, en uno de los casos falló, y reconoció que ahora el chico es completamente normal; sólo era inmaduro.
    Nos dijo: “tendríais que haberlo visto!! ecolalias, aleteos, conductas repetitivas, mirada distante.. lo único que vi no grave fue que atendía a algunas de las instrucciones que le dabas; por eso no me atreví a dar un diagnóstico de moderado o grave; y aun así… ¡¡sobrediagnostique!!
    Tu hijo está a años luz de esos casos, y tened clara una cosa: este tema del autismo está mal planteado: lo lógico sería que ante unos padres que están seguros de que su hijo es autista, el psicólogo encuentre características de inmadurez, y tranquilice a los padres hablándole de que muchos de esos presuntos indicadores pueden ser inmadurez, y en muchos casos son simplemente indicadores leves, y el autismo requiere gravedad en los mismos”.

    Y sin embargo, ocurre a menudo lo contrario: padres que piensan que su hijo está bien o como mucho están un poco preocupados, ven como el psicólogo les indica que su hijo puede tener autismo;

    Yo he tenido la suerte de encontrar una profesional así; el miedo lo sigo teniendo, porque tengo tendencia a obsesionarme con las cosas; pero gracias a este blog, a los buenos profesionales, a los avances de mi hijo (a su ritmo, pero avances), etc…poco a poco esa ansiedad va disminuyendo;

    Espero de corazón que mi experiencia sirva a la gente de este blog; muchas gracias

    Me gusta

    • Pues ánimo! Tienes la opinión de un profesional, lucha para que a tu hijo le den tiempo, y tu y tu mujer (me sé tu historia por leerte aquí) disfruten del niño, guienle lo mejor que puedan en el proceso y verás como un día se preguntarán “pero como pude estar tan preocupado?”

      Me gusta

    • Rafael, me alegro muchísimo de leer lo que os ha dicho la psicóloga. Por suerte, existen muchos profesionales serios y rigurosos en el mundo, y habéis tenido la gran suerte de dar con una de ellos. Hacen falta muchos profesionales que tranquilicen a las familias en lugar de alarmarlas innecesariamente, utilizando un criterio prudente y sensato, y no dejándose arrastrar por modas, titulares sensacionalistas o intereses económicos. Espero que también encontréis la comprensión del colegio, y que poco a poco puedas ir diciendo adiós a esa ansiedad, que sé que es difícil que se vaya una vez que se ha instalado ahí, pero con el tiempo también desaparecerá. Y muchas gracias de corazón por compartir esas palabras, que además vienen de una profesional, por lo mucho que pueden ayudar a otras familias en la misma situación.

      Le gusta a 1 persona

      • Que puedo decirte.. que eres, has sido y serás una luz, un faro que ilumina a un montón de padres perdidos en un océano negro, a la deriva; No se de dónde has salido; me gusta ese punto de misterio de no saber ni tu nombre, que sé que es por evitar problemas; pero hace que tus palabras, tus análisis, tus gráficos, tus reflexiones… sean tan puros, tan inmaculados.. que parezcan escritos por un ángel.
        Así te veo; un alma incorrupta, generosa, inteligente…
        Vales millones! en cualquier ámbito de la vida se necesitan dejémosles crecer”; son los líderes que realmente harían de este mundo un lugar mejor;
        Me he puesto suave de más, lo siento!!! un abrazo, y nada, que te quiero mucho

        Le gusta a 1 persona

    • Yo soy igual Rafael! me obsesiono con la idea de que mi hija es autista y no me deja ni dormir. Emilia tiene 18 meses y no dice ni mama (bueno, decia hola, leche, pelota y banana y ya no) camina en puntitas de pie, no le gusta mucho que la toquen pero si reconoce gente que entra a casa, juega con nenes, nose, a veces creo que estoy loca. La semana que viene le van a hacer un estudio de autismo. Este blog me ayudo, gracias a profesionales y a gente como vos

      Me gusta

    • Me encuentro en la misma situación y mi hijo tiene 3 años y medio y nos ha diagnósticos autismo, solo que no están seguros 😥
      Tampoco se le ha hecho ninguna prueba que lo demuestre. Es una situación muy difícil y me consolado un poco leyendo este artículo y tu comentario. Gracias

      Le gusta a 1 persona

    • perdón, a que llaman casos extremadamente evidentes. Normal¡ que es normal en un niño? acaso un niño con asperger es anormal. O un autista es anormal. Por favor señora normal.

      Me gusta

  5. Jo, Rafael, yo necesito una psicóloga como la que trata a tu hijo!… Pero ya empiezo a necesitarla hasta para mí, porque cada vez estoy más obsesionada con todo esto del autismo. Me van a volver loca… menos mal que siempre tengo este rincón para llenarme de esperanzas…

    Me gusta

    • Bueno, en realidad no la necesitas; nos tienes a nosotros, y nuestras experiencias; y la información recopilada en este blog, que es espectacular!!
      En todo existen modas. Y las modas se mueven también por los intereses; estoy convencido de que si no hubiesen grupos interesados económicamente en promover la preocupación temprana (y cada vez más temprana, por cierto), el tema del autismo sería tratado con pinzas, que es en realidad como merece ser tratado; pero es que el “espectro” es muy goloso, porque permite “margen de mejora”, y claro, el autismo es incurable (aunque ojo, ya hay corrientes que hablan de cura, hasta ese punto de irresponsabilidad han llegado), pero siendo incurable, podemos trabajar para que nuestro hijo esté en la parte alta del espectro, y por tanto llevar un vida bastante normal; y por supuesto, para eso están los PT, AL, logopedas, psicologos y demás profesionales, dispuestos a “echarnos una mano”, no faltaba más; yo te lo digo de corazon: si sé esto, me pongo a estudiar logopedia, con especialización infantil; están las clínicas con lista de espera.
      Es así, está de moda achacarle trastornos a los hijos, siempre dejando el halo de esperanza a la recuperación, claro está;
      Yo no he tenido que buscar a la psicóloga que me diese la razón, no te equivoques; llevé a mi hijo a una clínica de logopedia para tratar el único “problema” que tiene mi hijo: que no hablaba con 2 años y 10 meses (problemon!!!!), un poco impulsado por el miedo a la marginación en un colegio exigente, como es el de los Maristas de mi ciudad; y en ese contexto, una psicóloga sin “corromper”, basándose en un estudio sobre una cuestión distinta al autismo, como era una conducta inicialmente no demasiado buena para aprender lo que la logopeda le explicaba, no veia ¡¡ningún!! indicio de autismo en mi hijo; y además de por ser buen profesional, creo que también influye mucho la mirada que un psicólogo haga desde el minuto 0 a tu hijo; quiero decir, esa psicóloga vió (porque así se lo hicimos ver), que mi hijo tenía un problema de habla, y que una pequeña ayuda en mejorar su conducta podía ayudarle; y desde esa actitud “relajada” por así decirlo, y después de 4 sesiones… ¡¡se sorprendió¡¡ ante ese punto de preocupación por nuestra parte: no quiero decir que una buena profesional como ella, acostumbrada a ver críos con problemas, se pueda ver influenciada por el por así decirlo “prediagnóstico ” que nosotros mismos, como padres, le hemos hecho a nuestro hijo (prediagnóstico que a su vez proviene de 2 irresponsables con las que tuvimos la mala suerte de toparnos). Lo que sí digo es que influye en la manera de valorar a nuestro hijo esa predisposición a ver algo sobre lo que tienes sospechas; porque muchos psicólogos lo que harían es buscar indicadores que muestren la posibilidad de que tu hijo tenga autismo, cuando en realidad lo que debe hacer es TODO LO CONTRARIO; por eso, en ese escenario en el que evaluaron a nuestro hijo, la probabilidad de que, si al cabo de 4 o 5 sesiones, al preguntarle tú al profesional sobre si puede que tu hijo sea autista, la respuesta va a ser casi seguro que no;
      No se si me he explicado; la profesional que vio a mi hijo es muy buena, y como dije en mi anterior entrada, piensa que un psicólogo debe ver cosas que descarten el autismo, y no las que lo confirmen; pero yo estoy convencido que lleves a tu hijo al psicologo que lo lleves, si dices que quieres que trate un probema, digamos de comportamiento, si a las 4 sesiones sacas el tema del autismo, te va a decir, casi seguro, que no de coña.

      Un abrazo, y perdona si no me he expresado bien; es complicado a veces escribir mientras quieres expresar una idea algo compleja; al menos para mí, jeje

      Le gusta a 1 persona

      • Cuanto te entiendo con lo que dices,es lo que ahora mismo nos está sucediendo, cómo es que se centran en buscar los síntomas para diagnosticar a la rápida cuando hay claramente más síntomas de que no lo es….es muy frustrante esto se supone…que están ahí para ayudarte…en fin. Un saludo

        Me gusta

  6. Hola a todos! Feliz de haberlos encontrado… Ojala me hubiera topado con este portal 3 años atrás… Fueron años de incertidumbre y dolor.. Un diagnostico a los dos años con ciertas conductas, salvo intereses restringidos repetititivos ecolalias aleteos y demás.. Solo un importante atraso en el lenguaje y lo social (acaso no es esperable que una cosa vaya de la mano de la otra???).. pero mi hijo nunca se aislo salvo por la tremenda ansiedad que le causaba el tener que interactuar cuando no tenia demasiadas herramientas lingüísticas ni pragmáticas… Si se quiere…
    No era autismo porque no cumplía criterios… Pero alguna patología debía haber… Hmmmm… Necesita fonoaudiologia y terapia ocupacional xq tb hay un desorden sensorial… Pongamos entonces TGF NE… Asi accede a los tratamientos correspondientes que son costosos por su puesto… Palabras del neurologo que, vale mencionar, tampoco estuvo tan seguro de ese prediagnostico, en aquella ultima consulta hace 1año.
    Hoy resulta que a sus 5 años parece otro niño totalmente aparte… Habla de corrido interactúa divino,..el resto de los síntomas desaparecieron… Si “Desaparecieron” Aun le falta… Lleva su tiempo, no? Pero cuanto mérito de parte mi campeón!! Eso si, claro que si en aquel momento cuando tenia dos años me hubieran dicho; esperemos que puede haber cierta inmadurez… Solo dejemosle crecer un poco mas para ver que tiene el para enseñarnos… Les aseguro que todo hubiera sido mas fácil.. Él merecia que no le arrebataran a su madre con tanta angustia innecesaria… El solo necesitaba mas tiempo…
    En este mar de burocracias políticas y de sistemas médicos que nos apuran asfixian y exigen.. Es donde cuesta trazar la linea de “hasta donde corresponde que me este sucediendo esto” … Solo basta con salir a la vereda para entender y ver que no es la normalidad “generica y neurotipica” lo que prevalece… Somos todos distintos en tantas maneras que seria imposible determinar prácticamente nada. Quizás valdria la pena un poco pensar que… A lo mejor… Esperar no es perder tiempo… Es dejarlos crecer… Cuanto tiempo mas van a poder ser niños ?
    Animo a todos… Amenlos sin jamas juzgarlos… Espérenlos si sienten desde el fondo de su alma que asi debe ser…,confien en él y en ustedes por sobretodo!!
    Un abrazo y un cariño desde Argentina.

    Le gusta a 2 personas

  7. Bendito sea Dios que me hizo llegar a esta pagina. He estado muy angustiada y obsesionada con el tema del autismo. Tengo un nino hermoso de 2 años y 11 meses con retraso en el habla, escolalia, una que otra rabieta, obsesivo con algunas cosas, poco contacto visual (aunque mejorando), ve el mismo video una y otra vez y aun en juego paralelo (le encanta que hayan niños a su alrededor y llora cuando se van, pero no juega con ellos, juega solito), en fin “la tormenta perfecta”. Sin embargo es un niño muy inteligente, con mucha memoria que responde muy bien a las terapias. Siempre los profesionales que lo atienden mencionan la posibilidad de autismo, así como si me dieran que mi niño tiene gripa, sin tomar en cuenta la angustia y desesperación a la que exponen a los padres. Este artículo me ha dado muchas esperanzas y lo leeré cada vez que sienta que me derrumbo. Dios bendiga a nuestros niños y ojala que todos salgan adelante.

    Le gusta a 1 persona

  8. he descubierto este blog por casualidad y estoy encantada … Desde que nació mi hija he tenido el pensamiento que la mayoría de los psicólogos (o por le menos con los que yo he tenido contacto) tiene que “patologizar” cualquier sintoma en los niños que no cumplen los hitos del desarrollo… por eso con este blog me siento muy identificada y comprendida … os cuento mi historia … mi hija actualmente tiene seis años y casi desde que nació ha pasado por muchas pruebas y profesionales y varios diagnósticos (retraso madurativo, paralisis cerebral leve, sin diagnóstico…). Todo empezó cuando tenia 10 meses y al mes de empezar en la guardería: no desarrollaba como los demás niños … poco interesada por su entorno y retraso en andar, hablar … de ahí paso al cole: mal comportamiento, retraso lectura, escritura, falta de concentración y atención … a los cinco años diagnóstico de autismo de alto funcionamiento o algo así. Es cierto que tiene dificultades, pero es una niña muy cariñosa y habladora, también muy bruta por lo que no le gusta mucho jugar con niñas a las que molesta, le gusta más jugar con niños .Quizás correcto pero hace unos días la psicóloga que la diagnósticó nos ha comentado que quiere revisar su diagnostico porque no esta muy segura, ¿¿como??, sólo me alegro del diagnóstico por la ayuda que le han prestado en el cole, aunque no se si por otro lado su “etiqueta” la esta perjudicando …

    Me gusta

    • Hola, estuve leyendo este artículo y llegue a tu comentario sobre tu niña. La verdad es q yo quiero hacer un vídeo donde quiero hablar sobre los malos diagnósticos de niños autistas,. Sabes yo creo q tu niña es completamente normal, tengo un hijo de 18 años y de desarrollo normalmente como bebé pero cuando entro a la prkmaria, tuvo el mismo comportamiento de tu niña, le gustaba jugar con niños más grandes q el, y no compartía los mismos juegos que los demas niños el prefería estar a un costado con algún juguete de mano o un atari, una computadora de mano etc, no seguia las reglaa generales. Hoy es un joven muy talentoso musicalmente, , y quiere prepararse para estudiar ingeniería de sonido. En fin yo creo q nuestros hijos son diferentes por q tienen algo de genios y no congenian con el resto, yo creo q tu nena debe tener algún talento ptestale mas atención a sus cualidades y no te preocupes tanto, yo aprendí a entenderl a mi hijo y hasta ahora lo hago, te deseo lo mejor, si quieres conversar cualquier cosa yo te respondo, ahora tengo un bebé de 01 año y estoy pasando algunas dificultades, que ya estoy superando. Nada grave saludos.

      Le gusta a 1 persona

  9. Gracias por existir creadora de este blog y foro mi admiración por el trabajo que haces, no te imaginas cuanta esperanza albergas en muchas familias que empezamos este duro caminar por un puente de espinas.
    Rafael no se quien serás mí admiración hacia ti también, por si no lo sabes te has convertido en un gran motivador para muchas personas que leen este blog, anda únete al foro e impregnanos de tu fuerza y convicción a la hora de defender a nuetros hijos.
    Gracias por existir…tienen en mi una fiel admiradora.

    Me gusta

  10. Buenas
    Yo también a veces creo que muchas veces se sobrediagnostica tea porque es un negocio que mueve mucho dinero ,mirándolo así, pero cuando ves que tu hijo va más atrasado que el hijo del vecino ,sobretodo en el lenguaje .tienes dos opciones esperar o gastar y por un hijo lo dejas todo y gastas todo.
    Yo también soy padre de un niño con problemas de relación y comunicacion de 30 meses y a veces pienso que Internet nos diagnostica mal ,pero que hacer ?
    Pero la verdad que este es un blog positivo el 99 por ciento de la Red solo temen lo peor .

    Me gusta

  11. Hola a todos gracias dios por blog mi hijo tiene 2 años y una psicologa con una ves que lo miro dijo que lo mas probable es que tenga autismo pero mi hijo baila demuestra bien sus centimientos juega con los demas niños le encanta ir al parque solo que no voltea por su nombre y eso si me alarma mucho que puedo hacer al respecto ??

    Me gusta

  12. Hola..me encantó este blog..estoy muy preocuda por mi hija de 18 meses ya que no dice ninguna palabra, no atiende a su nombre, no pide ni indica las cosas, no interactua con sus pares y es poco cariñosa.. Que opinan ustedes…será muy chica para un diagnóstico? Quizás necesita madurar?
    Gracias. ..agradecería mucho sus comentarios.

    Me gusta

  13. Yo diría más bien que muchas veces el espectro autista (incluyendo Asperger, autismo clásico y demás variantes) tienden a confundirse con el síndrome de Peter Pan, especialmente en adolescentes y adultos. Es por ese motivo que estas personas son a menudo tildadas de “inmaduras”.

    Me gusta

  14. Hola! He leído un poco por encima los comentarios, y veo que casi todos vivimos una situación similar…
    Llevo dos días que no levanto cabeza…
    Tengo un hijo de justo dos añitos.. en su control de bebe sano, le comentamos a la pediatra que estábamos preocupados por ciertas actitudes del niño:
    -No habla nada
    -No tiene juego simbólico, en cualquier caso gira las ruedas del coche, y todo lo gira… Aunque si juega con los cubiletes y con los aros… pero en cambio me quita y me pone mis gafas…
    -No atiende a su nombre (no siempre, sobretodo cuando está entretenido en algo)
    -Se toca mucho las orejas de forma repetitiva
    -No se relaciona con otros niños
    -El tema de mirar… mira cuando quiere y a mi me mantiene la mirada…
    -No señala, y cuando yo lo hago, me mira el dedo…

    Después tiene otras cosas, que por lo que he leído es favorable:
    -Reacciona al cu-cu-tras
    -Responde con una sonrisa cuando se le sonríe
    -Siempre ha echo los 5 lobitos, las palmas palmitas..

    Bueno, aun así, la pediatra nos dijo que ella veía bien al niño, que en cualquier caso, a lo mejor tenia un retraso en el desarrollo… pero que aun así fuéramos a una neuróloga para quedarnos mas tranquilos.. así que hace dos días que fuimos…
    El niño no dejaba de llorar, puesto que la ultima vez que estuvo en el hospital lo ingresaron y le cogieron vía y todo, lo paso tan mal, que es entrar allí, que se encoge…
    La neuróloga decía que, ella veía cosas que no señalaban nada bueno, nos hizo el test de autismo (uno muy básico) y el niño no lo pasó…
    Decía que a ella no le mantenía la mirada.. pero con el berrinche que tenia era normal…
    En resumen: que lo llevásemos a una asociación de autimo que hay en nuestra ciudad, que allí nos van a hacer una mejor valoración, que ella no nos la podía dar, ya que el niño no se dejaba…
    Hasta septiembre no podemos llevarlo, y estoy fatal… ahora todas las cosas de mi hijo, las veo más acentuadas y me pongo en lo peor… no se si buscar un psicólogo y llevarlo antes de septiembre para salir de dudas…
    En septiembre va a ir a la guardería por primera vez, a lo mejor pega el cambio, pero sinceramente, no tengo esperanzas ninguna…
    Muchas gracias de antemano…

    Me gusta

    • Hola yo estoy en la misma situación, tengo programada visita en una asociación también para diagnóstico, a mi hijo ya lo están visitando en un centro de atención temprana, aunque no se mojan para darme un diagnóstico ya que según ellos es muy pequeño aun (19 meses) asi que le llaman trastorno del desarrollo por ahora, me desespera no saber como va a evolucionar.

      Me gusta

    • hola espero me puedas leer y responder como estas que evolucion tiene tu princesa hasta el dia de hoy ya habla mas se relaciona mas como le fue en el colegio por favor tengo una situacion similar y necesito informacion gracias

      Me gusta

  15. Muchos comportamientos aquí descritos pueden incluso presentarse en la edad adulta, lo cual hace suponer a quien no sabe de TEA que los adultos con estas condiciones sean etiquetados de “infantiles” o “inmaduros”.
    Yo lo sé por experiencia porque tengo 37 años de edad y síndrome de Asperger. Aún vivo con mi madre y soy soltero (jamás he tenido pareja). A veces tengo obsesiones. Y soy maniático con la comida, aunque menos de cuando era niño que era un caso “crónico”, porque hay cosas que de verdad no me gustan para nada.

    Me gusta

  16. Hola! Como estan? He leído todos los comentarios publicados, y de verdad me identifico con casi todos ustedes. Yo tengo un niño de 23 meses de edad. A los 19 meses la pediatra viendo que el niño se veía mucho los dedos de las manos y que no hablaba, me pregunto si lo hacía siempre, yo le dije que a veces. Entonces le hizo un test que apuntaba a autismo y me refirió a la neuróloga pediatra. La neuróloga vio que el niño no hace contacto visual con las personas, no responde cuando lo llaman por su nombre, no hablo nada en la consulta y caminaba de puntitas. Por lo pronto nos dijo que lo metieramos en un maternal y comenzaramos terapia con un psicopedagoga o psicopedagog, que ella hasta ahora podía diagnosticar inmadurez cognitiva, que empezaramos con eso, a ver si evolucionaba, sino lo más seguro es que se tratará de autismo. De verdad desde que la Neuróloga nos dijo sobre la posibilidad de que nuestro hijo tenga autismo, me he sentido derrumbada, y he leído mucho del tema, y pareciera que mi hijo tiene muchos de los síntomas y no se como antes no lo vi. Aún tengo fe que sólo se trate de inmadurez y sólo le falte tiempo para desarrollar el lenguaje, el contacto visual y la interacción social. Tengo mucha fe en Dios, y el leer todas sus experiencias me hizo sentir con no estoy sola en el mundo con este problema.

    Me gusta

  17. Mi hija es igual que la de María. Cumplirá 3 años ahora a finales de noviembre y sigue casi sin hablar. Todo empezó cuando tenía sólo 4 meses: no giraba la cabeza hacia un lado y le dolía (tortícolis congénita y 20 sesiones de fisio). A partir de ahí fue más lenta en desarrollo que los niños de su edad: no echó su primer diente hasta el año y anduvo sola a los 18 meses, por ejemplo) además de otros problemas como una malformación cardíaca que le diagnosticaron con 8 meses (nada grave, pero ahí está), a la misma edad que apareció el estrabismo intermitente, del que podrán operarle después de los 6 años, pero mientras parches todo el día y gafas…. Con este panorama llega el momento de escolarizarla y ante nuestra preocupación su pediatra la deriva a Atención Temprana para que puedan darle algunas sesiones de logopedia y estimularla a hablar. Justo aquí empieza la pesadilla: evaluación de 45 minutos = positivo en autismo, ausencia total de comunicación, edad mental de un año menos… Automáticamente nos llama el Equipo de Orientación del cole que hemos solicitado también para evaluarla y gracias a Dios no va tan mal, solo ven el retraso del habla y, como el cole tiene su propia AL y PT, no habrá problema alguno. A ambas entrevistas vamos con su hermanito, de apenas 15 días de vida y cuya nueva presencia la frustraba bastante, pues ella tiene poco más de dos años, todo un shock en su vida!!).
    Llega mayo y no aparece admitida en dicho cole, ni en el segundo…nos enteramos por el Cait (ya en contacto con el cole) que lan han mandado a un tercer colegio porque necesita un monitor!!! A otra niña, de características similares a la de mi hija, le pasa exactamente lo mismo y, sospechosamente resulta que así el cole ha solucionado un conflicto con los padres de dos niños que se quedaban fuera del cole porque había 75 plazas y 77 solicitudes… Tras pedir explicaciones y obtener respuestas absurdas sin sentido sobre la niña, me encontré entre la indignación ante tal discriminación hacia mi hija y por otra parte la duda de si la niña tendría algo que yo no fuera capaz de ver, pues así me lo dijo la directora de este cole: “míreselo bien, porque algo tiene que tener”.
    Dos años y medio es lo que tenía, algo brutilla y mucho carácter, lo que sin poder hablar le produce alguna rabieta, un hermano que no sabe encajar porque su mamá lo tiene siempre al pecho y no puede cogerla a ella tanto como antes… Pero en ese mes de mayo no lo vi así y por recomendación de la psicóloga del Cait nos derivan a la neuro, que además de hacerle varias pruebas (estudio genético, electroencefalograma y resonancia cerebral) también la derivan a la rehabilitadora, a la foniatra…. Dios mío cómo he llorado ante tal panorama!! Pero han pasado 5 meses y ya tenemos casi todos los resultados y mi hija no tiene nada. Además conseguimos cambiarla al segundo colegio que solicitamos, donde son solo 16 niños en la clase, tiene una tutora estupenda, con gran experiencia y por supuesto tiene AL, PT e incluso monitora, a la que no renunciamos por si acaso. En estos dos últimos meses ha evolucionado muchísimo, es una niña muy alegre, divertida, muy expresiva pese a hablar tan poquito, pero es una más en su cole, se ha adaptado estupendamente e incluso a la actividad extraescolar sin estos apoyos. Ahora es el equipo de orientación de este cole el que está demostrando al Cait que es cuestión de tiempo, paciencia y cariño. No todos los niños pueden ser iguales y muchísimo menos con estas edades!!!! Muchas veces se recurre a estos profesionales buscando ayuda y muchos padres se encuentran con la misma situación que nosotros. Deberían ser muy cautelosos con niños tan pequeños pues, en la mayoría de los casos, sólo hay que dejarles crecer.

    Me gusta

  18. Buenas , yo tengo un bebe de 21 meses y quería saber si existe algún antecedente donde un bebe de esta edad no señala no habla , no mira al llamarsele por su nombre la mayor parte de las veces y este no es autista y con el tiempo mejoro, sobre todo con lo de señalar por favor escribirme al correo newpowerpc@gmail.com

    Me gusta

  19. Hola amig@s del blog, haberles encontrado ha sido una manera de sentirme un poco más tranquilo por mi hijo.
    Les cuento, él es un niño de 18 meses que no señala, mira lo que quiere y hace que uno lo cargue para alcanzarlo. Él te mira a los ojos y hace mucho contacto visual, no aletea, pero cuando se excita con algo se para de puntillas. No habla, dice papa, mama y otras bisílabas, pero sin intensión de decir algo en concreto o de llamarnos a su madre o a mí. También, juega con sus cochecitos, algunas veces arrastrándolos normalmente y otras solo moviendo sus ruedas. Es amante a la televisión, y ve varios programas, pero tiene sus preferidos. La verdad como muy bien. Se entretiene con la lavadora, principalmente por el agua no por el movimiento o el sonido. Le gustas esconderse y que lo encuentren. No pide agua o tetero y llora mucho. El gateó al año y caminó a los 16 meses.
    Debido a estos y otros motivos su madre y yo estamos preocupados que nuestro hijo pudiera tener autismo y estábamos desesperados, pero este blog nos abrió un poco la mente y sabemos que puede ser un retraso madurativo.
    Igualmente, este mes vamos a llevarlo donde una neuropediatra que tiene mucha experiencia, esperemos que pueda ayudarnos en como guiar de la mejor manera a nuestro hijo.

    Me gusta

  20. Encontré este artículo en un afán desesperado por buscar respuestas.
    En una escuela llamaron “anormal” a mis gemelos (23 meses) por no hablar y por no tener contacto visual.
    En otra, nos mandaron a terapia ocupacional, sensorial y de lenguaje porque a su edad “ya deberían” hablar más de 50 palabras (insisto, tienen 23 meses).
    Este artículo me cayó del cielo cuando más confundida estaba.
    Estoy COMPLETAMENTE de acuerdo con lo que aquí se plantea y están describiendo, casi a la perfección, el comportamiento de mis dos hijos, sin necesidad de etiquetarlos en un diagnóstico alarmista.
    Estoy plenamente consciente de que hay áreas de oportunidad, sobre todo en el lenguaje, y que probablemente necesitemos ayuda de especialistas para que se “suelten” en este tema, pero eso no quiere decir que sean candidatos por x o y “síntomas de alerta”.
    Cualquiera que sea el desenlace, me queda perfectamente claro que cada niño es un mundo y que cada uno crece y se desarrolla a ritmos distintos.
    Gracias, MIL gracias por abrirnos el panorama y hablarnos de las cosas COMO SON y no como algunos se empeñan en catalogarlas solo porque no concuerdan con “el libro”.

    Me gusta

  21. Hola. Mi hijo tiene 2 años y 2 meses. Dice muchas palabras de forma espontánea y arma frases. Lo que me pone mal y me preocupa es que aún no dice yo. A veces habla en tercera persona: Juan quiere la bici y a a veces dice quiero comer o quiero agua. Si le preguntas quién hizo eso te dice Juan. Es normal aún?? Gracias

    Me gusta

  22. Hola Buenas noches me presento soy Clara Garcia soy psicóloga y Tengo un hijo su nombre es Orlando y fue diagnosticado con Autismo de A.F, les contare un poco refiriéndome a los puntos aquí mencionados mi hijo nació con problemas punto numero uno mi hijo balbuseaba me abrazaba decía mamá, papá nos miraba, nos atendía y un dia jamas lo volvió a hacer, tenia escasamente 3 años cuando esto paso el ilaba sus objetos, caminaba de puntitas, se aferraba a ciertas cosas, comidas y texturas, tenia y sigue teniendo aun rabietas dicen por aquí las cuales son incontrolables ya que mas que rabietas son frustraciones, tiene ecolalia por supuesto y también tiene crisis de ausencia las cuales son pequeñas epilepsias, por otro lado quiero hablarles de lo positivo de todo esto no es un transtorno, no es una enfermedad ni es el Autista simplemente es una condición de vida diferente a la cual no se debe de temer son personas únicas y excepcionales como cada uno de nosotros, no puedo decir que todos son iguales porque mentiría por eso se llama Espectro Autista, creanme que cuando fue diagnosticado a los 4 años ya me lo esperaba los padres tenemos ese sentido de alerta de algo no anda bien por aqui, lo incorpore al preescolar como todo niño en uno regular pero saben lejos de pelear porque fuera aceptado por sus compañeros se pelea con la sociedad con todo ese conjunto de padres que viven con temor por no leer e informarse de que el Autismo no es contagioso, escuche palabras de profesionistas diciendo que daba por el desapego hasta que leí infinidad de libros de personas con Autismo o que llevan años estudiandolo, los pequeños con Autismo no comen ciertos alimentos y no porque no lo hayan probado sino por sus texturas sin embargo tu como padre te las tienes que ingeniar para que coman de todo ahora bien las rutinas son importantes claro que lo son como todos los que manejamos agendas que hay cuando se te olvida una cita te pones como hulk el punto es que tu expresas tu ira enojandote con medio mundo y el la expresa gritando pegándose y demás a eso se le llama frustración y hay que enseñarle a controlarla por otro lado no mienten definitivamente no lo hacen mi hijo tiene 9 y hasta el mismo se echa de cabeza ja son muy claros y muy sinceros y aguas con lo que les dicen ya que todo es literal para ellos, para mi el hecho de que llegara el Autismo y tocara a mi puerta no digo que fue lo mejor en mi vida o que yo lo pedí no….. Pero tampoco me arrepiento ni maldigo de que haya tocado mi puerta ya que ha sido mi compañero de estudio para entender mas y mas a mi hijo lo amo y no lo cambiaría por nadie, ellos aprenden todo visual lo cual me enamora no juzgo el Artículo pero deberían de adentrarse a como aprenden, como tratarlos, como enseñarles sin embargo lo que si me ha pasado es que en escuelas como lo es Montessori me han cerrado las puertas diciendo que no me prometen nada pero que les pague 7000 de inscripción y 4500 mensuales y hay ven que pueden hacer por el….. Por favor señores he leído a Maria Montessori y esa no era su meta en convertir sus escuelas en Mercadotecnia internacional su meta era de entrada que todos los niños eran iguales pero que aprendían de forma diferente y que ella respetaba el tiempo de aprendizaje del niño desafortunadamente todo esto se comercializo me han juzgado por yo misma atender a mi hijo y se me ha dicho que es anti-etico lo cual me ha válido porque me necesita y si yo que lo amo no lo puedo apoyar como espero que los demás lo hagan por ahora mi hijo habla,convive, juega, busca y hasta vemos películas junto a su hermana y opina y todo esto no ha sido gracias a mi no señores ha sido gracias a el mismo y gracias a Dios.

    Me gusta

  23. Hola buena noche.
    Soy abuela de Valeria de 5 años necesito por favor me escriban una guia de uds de como educar a mi nieta en casa; pues mi niña tiene epilepsia y retraso pero gracias a Dios y medicos se nos ha recuperado bastante. Pues ella a sus dos años no nos respondia a nada ni caminaba pero en el transcurso del tiempo le empezamos a dar canabis medicado y se nos ha recuperado superbien ya camina y se comunica con señas no nos ha vuelto a convulcionar pero la parte del lenguaje es la que no ha podido superar.

    Pues en lo que he leido uds tienen buenos conocimientos al respecto .

    Por favor ayudenme a manejarla como lo hacemos esta en terapias y en el colegio.

    Mil gracias.

    Me gusta

    • Hola Gloria,
      para lenguaje, sin dudarlo, recomendaría a Mary Camarata http://latetalkersconsulting.com/index.php Ella está en EEUU, pero puedes comunicarte vía skype a distancia y puedes pedir cita on-line en esa web. Es en inglés, pero podéis buscar un traductor que esté con vosotros según vuestro nivel de inglés.
      Espero que os vaya muy bien!!!
      Un abrazo

      Me gusta

  24. hola saludos de Peru la verdad soy el padre de un niño que esta a dias de cumplir tres años, quisiera que em ayuden por favor me encuentro desesperado y la verdad muy de caido, mi hijo sabe contar casi hasta el 40, sabe los colores y las figuras, juega muy bien con el celular juego de personas mayores y de niños pero se lo quite por recomendacion de amigos y psicologo, no se comunica muy bien solo habla si se lo pido entiendo que sabe pedir “por favor dame agua” pero o hace solo cuando le pregunto como se dice caso contrario solo dice agua, y asi varias cosas en ese sentido, sabe su nombre cuando se lo pregunto me contesta, tambien su edad no s si es sintoma de inteligencia o solo memoria, si hace caso cuando le digo JUAN ven, pero todo viene que noto que alinea las cosas de rato en rato y no le presta atencion a cosas nuevas, muchas veces parece que se olvidara de las cosas, no se si tiene auntismo, no relaciona bien sus palabras, la tele la ve poco, veo que se relaciona con niños pero solo para decirles “chapame” le encanta correr y que lo persigan, lei que los niños con autismo no son sociale spero tengomis dudas, ademas que no se dejan tocar mi hijo si normal con cualquier persona pero primero tiene que conocerlo ayudenme lo lleve a un psicologo me dijo que no tenia autismo pero tengo mis dudas, otra cosa no va al baño es como si no le rpestara atencion a lo que le enseño en eso de sus necesidades. mi pregunta fundamental es si los niños autistas se socializan de forma normal y poco a poco se alejara o como es ese mal me gustaria que em puedieran ayudar tengo miedo y como les dije mis dudas no me dejan hacer nada ni en el trabajo.

    Me gusta

  25. Sin duda alguna llegue hasta qui por tanto buscar del tema les cuento mi niña nació a las 34 semanas y peso 3 libras y 4 Oz muy pequeña aspiro por casi 9 meses leche a su pulmón y ahora presenta mucho retraso tanto que pensaban k era síndrome dawn pero gracias a Dios todo salió bien. En el genético que le hicieron ahora mi bebe esta bien pero aun así párese una bebe de 4 meses aun no se sienta no habla ni hace mil cosas de un bebé de 1 año estoy volviendome loca de tanto pensar y buscar que podrá tener sus terapias dicen que va mejor yo en lo particular no veo mejoría aun toda mi familia me dise no se que pensar k hacer ya me duele la cabeza de tanto pensar y pen9 este artículo me da la esperanza de que si esté bien. Mi nina

    Me gusta

  26. Estamos rotos.
    Un prestigioso neurólogo de Madrid,junto con su equipo de psicólogos y logopedas, nos ha evaluado al niño de 28 meses y nos han dicho que presenta retraso madurativo(retraso generalizado del desarrollo)Pero el equipo de atenc.temprana de nuestra ciudad ha diagnosticado,con rotundidad,TEA.
    POR FAVOR,QUE ALGUIEN ME AYUDE!QUÉ PUEDO HACER?A QUIÉN HAGO CASO?GRACIAS POR TODO.

    Me gusta

    • Dicen retraso madurativo porque hasta los 3 años no pueden diagnosticar un TEA, no tienes que hacer caso a nadie pero si tener en cuenta la información que te han dado,empieza con la atención temprana que ofrece la seguridad social gratuita, infórmate sobre el trastorno hay varias paginas en internet donde obtener información (autismodiario.org), es dificil no agobiarse yo estoy pasando por lo mismo, pero hay que ser positivos y pensar que el niño puede evolucionar bien y perder el diagnostico de TEA o ayudarlo a llevar una vida lo mas “normal” posible.

      Me gusta

    • Hola Veronica,

      nosotros pasamos, y aun estamos, pasando por lo mismo … hace tiempo escribi un comentario sobre mi caso en este blog. Mi hija acaba de cumplir los 7 años y parece que el diagnostico de TEA está cada vez más descartado … estoy muy de acuerdo con lo que te ha respondido Maria y si tu hijo tiene dificultades empieza cuanto antes, que es de lo que yo me arrepiento …a los 28 meses es demasiado temprano para un diagnóstico, a no ser aue haya rasgos muy característicos que así lo indiquen, pero cuando los profesionales discrepan, es porque no está claro.

      Me gusta

      • Hola Vero,
        traduzco ahora pág. 63-64 de S. Camarata, sobre habladores tardíos y autismo. Un abrazo
        ———-
        Siempre debe descartarse el autismo en un hablador tardío por un clínico cualificado. Si fuera identificado como TEA, los padres deben preguntar lo siguiente:
        1. ¿Han sido otras condiciones descartadas, como desorden de la comunicación social, desorden del lenguaje, o desorden del habla?
        2. ¿Cuánto severo es el autismo? ¿Tiene autismo clásico?
        3. ¿Es el próposito de la evaluación diagnosticar autismo o simplemente determinar si mi hij@ es elegible para atención temprana o servicios preescolares?
        4. ¿Crees que mi hij@ “perderá” el autismo? ¿Crees que mi hijo irá a una escuela corriente alguna vez? ¿Y si es así, cuándo?
        5. ¿Qué porcentaje de habladores tardíos de que los que usted ve, acaba con un diagnóstico de TEA? ¿Crees que algunos habaldores tardíos se recuperan por sí solos? ¿Cuáles son los pronósticos de que mi hijo se recupere?
        6. Si mi hijo hablara, ¿usted aún le diagnosticaría autismo? ¿Qué otros síntomas además de hablar tarde, le han llevado a diagnosticar autismo?

        Los médicos deberían estar felices de responder a estas preguntas y explicar las razones del diagnóstico proporcionado.

        Le gusta a 1 persona

    • Hola Vero,
      sin saber más, me fiaría más de un médico, que de quienes no lo son. Dicho esto, voy a traducir unos párrafos del libro se S. Camarata, que creo que vienen al pelo para poder discernir en este mundo donde desgraciadamente hay buenos, malos ‘profesionales’ y aprovechados. Supongo que en cada comunidad autónoma funciona de distinta forma, pero no en todas es ‘gratis’ la atención temprana, se puede pagar algo, y en cualquier caso, los centros pueden recibir subvenciones (no es gratis aunque no pagues en directo).
      Por cierto, NO es legal que diagnostique alguien que no médico…
      Un abrazo, y fíate de lo que veas! porque vais a ser los defensores de vuestro hijo. ‘Evalua’ si los evaluadores son ‘buenos’ clínicos.
      Esto son consejos del libro de Camarata: Pregunta cómo se generó el diagnóstico y si la evaluación fue simplemente confirmatoria o si diferenció entre distintas condiciones para las que hablar tarde es un síntoma. (pág 204)
      En libro de Camarata, se comenta que el 60% de niños habladores tardíos se ponen al día sin más, luego es algo pasajero, una etapa, y entre los habladores tardíos solo el 10% entraría en autismo.
      Traducción de Pág 162 y 163: Sobre servicios de atención temprana:
      ANTES de concertar una cita para la evaluación de debe preguntar:
      1. ¿Qué porcentaje de habladores tardíos han sido diagnosticados con autismo o TEA en su clínia? Y ¿ qué porcentaje ha sido diagnosticado con discapacidades intelectuales? (Algunos clínicos etiquetan a la mayoría de habladores tardíos en estas categorías).
      2. ¿Se permite que esté presente mientras evaluan a mi hij@?
      3. ¿Estás tratando de establecer eligibilidad para los servicios? (No es lo mismo diagnosticar, que ver si entra en alguna categoría para contar con servicios de atención temprana). Si es así, ¿qué eligibilidad estás considerando? ¿Va a evaluar para más de una eligibilidad (como autismo, habla y lenguaje, dificultad de aprendizaje y/o discapcidad intelectual)?
      4.¿Qué tests va a usar? ¿Va a valorar el cociente intelectual? ¿Cuántos tests de autismo va a usar?
      5. ¿Va a usar un test verbal para valorar el cociente intelectual? (Los test verbales pueden infraestimar enormemente la inteligencia de un hablador tardío).
      6. ¿Cómo va a valorar una pregunta que mi hij@ no responda? (Considerar las no respuestas como respuestas equivocadas puede enormemente infraestimar la inteligencia de un niño).
      7. ¿A quién va a enviar los resultados de la evaluación? (Etiquetas erróneas y adversas pueden perseguir a un niño durante años).
      Si el clínic@ responde “¿Cómo se atreven a cuestionar mi trabajo?”, eso te dirá más que cualquier respuesta podría decirte. Tal respuesta es un signo claro de que tú debes llevar a tu niñ@ a otro sitio en vez de confiar el futuro de tu hij@ a alguien con esa actitud.

      Me gusta

  27. Buenos días, realmente muy interesante este blog. No quisiera extenderme mucho, pero creo sera inevitable… Pienso que como padres no debemos cerrarnos a comentarios, sugerencias o recomendaciones que nos den para nuestros hijos, yo tuve algunas inquietudes con mi bb, pero realmente como estaba y aun esta muy pequeño, solo las tomaba como parte de su desarrollo particular, sin embargo un día una amiga de la mejor manera me dijo que ella observa que el bb no miraba a nadie a los ojos que porque no lo llevaba a una revisión. A partir de allí decidí que efectivamente mi bb tenia algo y debía buscar ayuda de un profesional, lo comente con mi esposo y estuvo totalmente de acuerdo. Nos dimos a la tarea de ubicar quien atendiera nuestro caso y por Internet encontramos un psicólogo que nos llamo la atención y llevamos en esa misma semana a terapia. Sin mucho rodeo el psicologo definió que el bb tenia autismo, indentifico en la primera terapia identificar de donde se pudo haber desarrollado, ese ensimismamiento de acuerdo a su teoría de autismo. Sin mucho trauma para mi bb de 19 meses, porque nunca se ha trabajado el tema con terapias diarias o semanales donde el psicologo, ademas las dos terapias que ha tenido, durante tres meses, todo ha sido en juego y porque de parte de nosotros tampoco le trasmitimos tensión. Puedo decir que si estuve con muchas ansias por saber, pero en el corazón de una madre sabe cuando las cosas van a mejorar. El doctor nos dio sus las sugerencias, las cuales las desarrollamos en la casa, era un tema de aceptación total, desarrollo de su fuerza y de los sentientos… en fin puedo decir que mi bb no nació con esa condición la desarrollo porque pudo haber sentido un rechazo por parte de alguien, en mi caso fue por parte del papa que SIN QUERER, limitaba o interrumpía el tiempo juntos, por una llamada telefónica u otros motivos que erar muy simples de manejar. Pues mi bb desde muy pequeño decia muy claramente tres palabras, que ahora no las dice como tal, árbol, agua y ropa. Dentro de la terapia en casa y el tema de aceptación, sabiendo que mi bb tenia una especie de rechazo hacia el papa y un apego excesivo hacia la mama, una noche mi bb despertó y el papa fue a atenderlo, el bb no quería estar con el papa, sin embargo el papa lo acepto durante una hora de llanto hasta que el bb se calmo y se durmió en brazos de èl. A partir de ese momento la relación de ellos dos fue totalmente diferente, dio un cambio de 180grados.

    Mi bb en la fecha tiene 22 meses y en muy poco tiempo y sin presiones de ningún tipo, ha cambiado y mejorado su personalidad. El psicologo que nos apoya con el tema tiene en síndrome de asperger, es decir, que no sabe mentir, lo supimos después de la primera terapia. Bueno vamos a realizar una tercera terapia, a pesar que mi bb supero un 100% el autismo, pues mi bb tiene una capacidad intelectual un poco mas desarrollada que los niños de su edad, de acuerdo a análisis si tiene el síndrome de Asperger, por tal motivo se le debe trabajar mucho el desarrollo social, a pesar que tiene muy corta edad y muchas cosas pueden cambiar para mejor al paso del tiempo, pero si lo podemos apoyar desde ya, pienso que es lo mejor.

    Bueno lo que pretendo dentro de las muchas conclusiones que puedan sacar cada persona que me lea, es que, puede ser que nuestros hijos nazcan o no con algún proceso mas lento que otros, como por decirlo de alguna forma, puede que también inconscientemente hagamos que se les desarrolle alguno de estos síndromes, pero la idea tampoco es cuestionarnos si no identificarlos y empezar a trabajar en ello, pues la BASE VITAL DE LA VIDA ES EL DESARROLLO SOCIAL, es decir, poder comunicarnos con los demás y socializar de la mejor manera, y si nosotros como padres podemos ayudar a que ese desarrollo se de, para que nuestros hijos no “sufran” o pasen dificultades por rechazos, entre otros, debemos hacerlo, sin embargo no bajo presiones, siempre con la mayor tranquilidad y bajo condiciones muy aptas para los niños, es decir, mediante el juego u otros agradables a ellos.

    Esta es básicamente mi experiencia hasta ahora y estoy segura que mi bb seguirá avanzando y desarrollándose lo mas adecuada y saludablemente posible para enfrentar este mundo.

    gracias,

    Me gusta

    • Hola,
      me alegro de vuestro hijo vaya mejor, eso es lo primordial. Id con cuidado, hay charlatanes (como dice Camarata), y ‘sacapasta’ como digo yo. Aseguraros que dicha persona tiene la cualificación profesional para hacer diagnósticos, ¿en un día??? Lo digo porque suenan un poco a chamusquilla las curaciones milagrosas (es muy fácil curar a quien nunca ha estado enfermo…). OJO que de acuerdo con Camarata la base del autismo es la aversión social, y que precisamente esta persona tenga como base profesional las relaciones sociales… Por otro lado, tengo entendido que en la versión actualizada, el síndrome de Asperger, ya no está recogido como tal. Por último, Camarata también señalaba en los libros de Sowell, que los Asperger no hablan tarde, así que precaución, id con cien ojos.
      Un abrazo y mucho ánimo

      Me gusta

  28. Me encanta el blog y los comentarios por primera vez encuentro las explicaciones pero en forma positiva y esperanzadora. Muchas gracias paso lo mismo que ustedes en cuanto a dudas y miedos es bueno encontrar tantos casos y experiencias para compartir. Saludos

    Le gusta a 1 persona

    • Iri, de acuerdo totalmente con tigo…
      Las historias, comentarios y artículos que hay en este blog nos permiten a los padres, perdidos ante la información y desinformación de internet, tener una visión más amplia de lo que sucedes con nuestros hijos. Saludos

      Me gusta

  29. Que buenísima información no sabia que altos niveles de testosterona fetal sólo retrasan, pero no impiden el desarrollo verbal y social. Mi hijo tiene dos años y 2 meses su pediatra le diagnostico posible autismo Asi que me derivo a un neuropediatra para que le haga unos estudios. pero esta información me da la esperanza que solo sea un atraso en su desarrollo ya que cuando mi hijo tenia 3 meses me di cuenta que su dedo anular era casi tamaño de su dedo indice y leí por algunas paginas que esto es debido que tiene altos niveles de testosterona así que esperare que siga desarrollando y creciendo mi pequeño gracias por compartir la información.

    Me gusta

  30. Hola a todos. Acaban de diagnósticar a mi hijo de 19 meses TEA, y la verdad es que estamos muy preocupados. Mi hijo no habla todavía ni una palabra, no señala, para pedir las cosas te coge de la mano y te acerca donde está lo que quiere, agita los brazos… aunque también, te mira a los ojos, juega con niños ( no siempre, pero juega ), y la verdad q se le ve muy feliz y risueño. El neuropediatra nos ha dicho q llevemos a mi hijo a un centro de discapacidad intelectual y de lenguaje, y como entenderéis, estamos muy preocupados.
    Agradezco a todos vuestros comentarios sobre vuestras experiencias.
    La verdad que desde que os he leído, estoy algo más tranquilo y esperanzado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s